viernes, 14 de marzo de 2014

Cigarrillo electrónico, ¿bondadoso? para dejar de fumar

Funciona como un simulador de tabaco y busca darle a los fumadores una sensación parecida a la que encuentran en el producto tradicional sin tener efectos nocivos.




NACION. Durante los últimos tres años el uso del llamado cigarrillo electrónico se ha popularizado entre los jóvenes. Este dispositivo, funciona como un simulador de tabaco y busca darle a los fumadores una sensación parecida a la que encuentran en el producto tradicional sin, según sus fabricantes, tener efectos nocivos para la salud.
Sin embargo, hay quienes piensan que lejos de ser la solución para los miles de problemas de salud de los adictos a la nicotina, estos productos no son tan "puros" como parecen y más bien suelen valerse de ese argumento para generar ventas millonarias.
Para Edwin Barón, coordinador de educación de la Liga Colombiana Contra el Cáncer, es verdad que este dispositivo no contiene algunas sustancias químicas que sí trae el cigarrillo convencional, sin embargo, tiene otros que podría resultar también nocivos.
"El cigarrillo electrónico todavía se encuentra bajo la lupa, está bajo muchos estudios todavía porque efectivamente es perjudicial para la salud. Contiene componentes que aún no se han identificado, entonces realmente sigues enfermándote al fumar, contiene nicotina", afirmó.
Y agregó: "Uno de los argumentos de venta de este cigarrillo es que ayuda a dejar de fumar y que no hace daño, cuando eso es completamente falso".
Entre tanto, los fabricantes de este cigarrillo electrónico aducen que "hay frutas más dañinas para el hombre que uno de éstos". Según explica Esteban Hernández, gerente de ventas de Rivera Red, empresa dedicada a venderlos, estos implementos no tienen ningún elementos perjudicial para el hombre, pues no tienen alquitrán, no se hace presencia de monóxido de carbono y no tiene químicos causantes del cáncer.
Para el representante de la marca, al contrario de causar problemas en los seres humanos, puede traer beneficios para quienes desean reemplazar el tabaco normal por el electrónico. Por ejemplo, según dice, tiene beneficios como que no mancha los dientes ni las uñas, no produce combustión y no da guayabo, entre muchos otros.
"Este cigarrillo está compuesto de una batería que calienta una resistencia, la cual evaporiza una esencia. Se puede usar con o sin nicotina, esto no es humo, no produce combustión porque no hay nada quemándose. Nuestra idea es ayudarle a la gente a disminuir la ansiedad por consumo de cigarrillo", señaló.
Y agregó: "Los que fuimos fumadores de tabaco, sabemos lo que es la ansiedad. Yo lo que busco con el electrónico es que me estimule, que tenga la sensación de placer. Además, hay esencias que simulan el sabor y el olor de marcas de cigarrillo, así como de frutas".
Cifras citadas por Hernández, aseguran que en Estados Unidos las ventas de estos productos exceden los 10 billones de dólares, además, se estima que en el 2030 puede que supere las ventas del tradicional. Se calcula que más de 8 millones de personas en la Unión Europea lo usan.
EL DATO: La ciudad de Los Ángeles (Estados Unidos), Panamá y Argentina ya prohibieron la comercialización de los cigarrillos electrónicos.

0 comentarios :

Publicar un comentario