jueves, 15 de agosto de 2013

Dónde ver fenómenos climáticos raros

Ya sea ponerse en el camino de un tornado, deslumbrarse con la Aurora Boreal o contemplar tormentas oceánicas azotar la costa, los viajeros vuelan a los sitios de esta lista cuando el clima es aterrador, encantador o sólo hay que verlo para creerlo.
No sorprende que a estas nubes (foto) se las confundan con ovnis. De vez en cuando, cuando las ráfagas fuertes se ven forzadas a subir por las montañas, el vapor de agua traído por el viento se condensa en formas surreales que parecen platos voladores esponjosos. Para que eso suceda, las condiciones tienen que ser las adecuadas, así que no se puede estar seguro de que se va a ver una nube lenticular, pero el lugar donde hay más posibilidades es desde un punto de vista privilegiado cerca del Monte Rainier en el Estado de Washington. El estratovolcán de 4.392 es el punto más prominente de los Estados Unidos continental, es decir, que no hay mucho que frene a los vientos fuertes del Pacífico del embate. Es lo más cercana que está la Tierra de producir una 'receta' de nubes lenticulares, sin mencionar la inspiración para la ciencia ficción.
No hay nada más que 7.200 kilómetros de Océano Pacífico entre la isla de Vancouver y Japón, así que hay espacio de sobra para que las tormentas se avecinen. Cuando se estrellan contra la costa rocosa, enfundada en bosque de Tofino, Columbia Británica, los resultados pueden ser impresionantes. Gracias al Wickannish Inn, no hay que preocuparse de que las tormentas te lleven con ellas. Desde noviembre hasta febrero, el paquete de 'Storm Watchers' (observadores de tormentas) del lujoso establecimiento incluye desayuno en el panorámico Pointe Restaurant, que mira a la Chesterman Beach, una caminata natural guiada de dos horas con un naturalista local y un par de sombreros de hule para protegerse de la lluvia.
Los meteorólogos te dirán que la aurora boreal (foto) se produce por unos átomos que chocan en el borde de la atmósfera terrestre y que los cielos despejados y la ubicación subártica de la capital de los Territorios del Noroeste conforman el sitio ideal para admirar los velos evocadores de luz. La industria turística local ciertamente aprovechó la aurora boreal y ofrece de todo, desde sillas calefaccionadas para mirarla hasta jacuzzis amigables para los astrónomos pasando por excursiones en trineos tirados por perros por lagos congelados donde el campo visual no tiene obstáculos. Miles de visitantes viajan sólo para ver el espectáculo, pero algunos tal vez tengan segundas intenciones: los japoneses creen que concebir un niño bajo la aurora es sumamente auspicioso, así que todos los inviernos viajan en tropel a Yellowknife.
Si te gusta la idea de ponerte en peligro, el Tornado Alley es el lugar para visitar entre abril y junio. En esa época, cientos de huracanes aterrizan en todo el centro de los Estados Unidos, y varios grupos de cazadores de tormentas empiezan a sacar tours guiados del caos meteorológico. Por ejemplo, Extreme Tornado Tours ofrece viajes de entre siete y diez días, guiados por meteorólogos calificados entrenados para rastrear tormentas violentas usando tecnología satelital y radares. Cuando se pasa el verano, la acción ciclónica empieza a dirigirse al norte, y Extreme ubica sus operaciones en Calgary hasta casi fin de julio.
¿Cuántas cuentas regresivas de lanzamientos de cohetes se vieron interrumpidas por el estampido de los truenos y los destellos de los relámpagos? Aunque suene irónico, el Estado Soleado experimenta por lejos la mayor cantidad de tormentas eléctricas de los Estados Unidos, y la llamada 'Costa Espacial', hogar del Centro Espacial Kennedy y la Estación de la Fuerza Aérea Cabo Cañaveral (foto), está precisamente en el medio del 'Callejón de los Rayos' de Florida. Todos los años, en esta cálida región, hay hasta 50 rayos por milla cuadrada, es decir, que los espectadores que quieran ver un lanzamiento de cohete a veces pueden disfrutar en cambio de una espectacular tormenta eléctrica.
¿Qué se obtiene cuando se rodea la tormentosa Florida con las aguas cálidas del Golfo de México? Trombas marinas. Estas primas más débiles de los tornados ocurren únicamente sobre el agua y, a menudo, engendran múltiples nubes embudo, que se ven con mayor frecuencia por el archipiélago de los cayos de Florida, cerca de la punta más sur del estado. Cada año, en los cayos, se visualizan más de 400 torbellinos imponentes, y algunos ocasionan daños importantes a los botes y los arrecifes. Aunque hay posibilidades de que veas una tromba marina en los cayos, sin dudas que no vas a ver la versión de clima frío que ocurre en los Grandes Lagos.
¿Te gustaría que tu ciudad natal tuviera un tipo de niebla nombrada en su honor? Podría suceder si es tan bonita como la Bay Area cuando el aire húmedo y cálido del Océano Pacífico sopla por las aguas frías de la corriente de California y crea los que se conoce como la Niebla de San Francisco. Por lo general, se despliega en la ciudad en las mañanas de verano y cubre espectacularmente el Golden Gate Bridge (foto), el centro y hace que toda la ciudad quede como si flotara en una nube. Si te metes dentro de la niebla, es probable que no puedas ver más allá de algunos centímetros.  En ese caso, lo mejor es dejar que uno de los famosos tranvías de la ciudad te transporte al pub Mad Dog in the Fog (Perro loco en la niebla) para disfrutar de una de las más de 150 cervezas internacionales.
A veces, los arco iris son más que un producto bonito de las circunstancias. La autoproclamada 'Capital de Arco Iris del Mundo' en la isla de Kauai recibe mucho sol y tiene lluvias tropicales intermitentes, que producen más arcos multicolores (si no ollas de oro) de los que puedes festejar con una guirnalda hawaiana. Las playas y las cataratas neblinosas de la zona (foto) ya se pasan de la raya y justifican tanto su título moderno como su reputación hawaiana antigua como el 'Lugar de los Arco Iris', donde nació el fenómeno.
El otro motivo por el que se destaca Burketown -además de su pesca de barramundi- se encuentra a 200 metros sobre el nivel del suelo. Desde agosto hasta noviembre, el diminuto y aislado pueblo ubicado cerca del Golfo de Carpentaria se convierte en el único lugar en la Tierra donde ocurre con regularidad el raro fenómeno meteorológico conocido como 'Morning Glory'. La configuración de tierra y mar singular de la región produce unas nubes tubulares, bajas (foto) de hasta 1.000 kilómetros de largo, que atraen a los pilotos de planeadores con sus formas surrealistas y fuertes corrientes de aire ascendentes. Se sabe que algunos pilotos viajaron hasta 500 kilómetros por las Morning Glory sin ayuda de un motor.
Si eres de los que les gusta la lluvia, te va a encantar la capital de Tailandia entre mayo y octubre. Es la temporada de monzones del país, cuando Bangkok suele presenciar más de un metro de precipitaciones. Las lluvias son tan constantes que la sociedad tailandesa ya se adaptó a vivir con ellas, por ejemplo, los paraguas aparecen destacados en el escudo la familia real y las atracciones más importantes de Bangkok, como el Gran Palacio, ofrecen un buen refugio para las tormentas. Los bares y restaurantes de la calle Khao San (foto) reciben a los viajeros empapados con los brazos abiertos (y curries picantes), mientras que los hoteles elegantes, como el Sukhothai, ofrecen puntos de vista privilegiados (¡y secos!) desde donde mirar el diluvio.

0 comentarios :

Publicar un comentario